¿Cómo funcionan los sistemas de paneles solares?

por | 10 mayo, 2018

Los paneles fotovoltaicos, hacen la conversión directa de la luz solar a la electricidad, a un nivel atómico. La luz solar se compone de fotones, o partículas de energía solar. Estos fotones poseen diferentes cantidades de energía, dependiendo de la longitud de onda del espectro solar.

Algunos materiales exhiben propiedades que proporcionan un efecto conocido como ‘efecto fotovoltaico’ que los hace absorber fotones, y liberar electrones. Cuando estos electrones son capturados, una corriente eléctrica puede ser usada como electricidad.

La corriente que se crea en los paneles, aún no está lista para uso doméstico ya que la gran mayoría de los aparatos domésticos utiliza corriente alterna, y la corriente generada por los paneles solares, es corriente continua. Por lo tanto, es necesario utilizar un variador de corriente. (AC DC)

Muchas veces se pretende almacenar la energía para uso gradual, en lugar de suministrar la energía directamente a la vivienda, para ello el sistema puede incluir también un conjunto de baterías para almacenamiento de la energía eléctrica.

¿Cómo funcionan los paneles solares?

Un panel fotovoltaico se compone de varias células fotovoltaicas todos juntos en el mismo circuito.

Las células fotovoltaicas están formadas por al menos 2 capas de materiales semiconductores. Una capa con una carga positiva, y otra con una negativa.

Cuando la luz solar llega a las células fotovoltaicas, muchos de los fotones se reflejan, o pasan a través de la célula, otros son absorbidos por la célula. Cuando la capa negativa de la célula ha absorbido suficientes fotones, los electrones se liberan de esa capa. Migración a la capa semi-conductora positiva, creando así una diferencia de potencial entre las 2 capas similar a la de 1 batería común.

Al conectar el sistema (polo +, y -) a un electrodoméstico común, los electrones circulan por el circuito creando electricidad. Cada célula produce entre 1-2 vatios. Para aumentar su potencia, las células se combinan y se concentran en un módulo solar compacto. Estos módulos se instalan en un circuito (en serie, y / o paralelo) y se combinan para formar el panel solar que dará la potencia necesaria según los requisitos del proyecto.

Gracias a la abundancia de silicona (material primario en la construcción de paneles solares) y la prácticamente ilimitada energía solar, esta solución renovable se convierte en una fuente de energía no sólo económicamente atractiva, pero también ecológica. No queman combustible, y no tienen partes móviles, siendo así de fácil limpieza, no crean ruido, y son prácticamente libres de mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *